(Inicio-Mi Biografía)                  Historias Verdaderas, Trágicas e Innecesarias de Suicidios entre Jóvenes Gay                (English)

Un Relato Corto de Amor de Adolescentes Gay - ♂ ♂

¿Es el Amor un Milagro?

Por Cynus (samuel.d.roe@gmail.com)
 
Hayden de 16 años, acaba de ser invitado a salir en una cita con un chico del que él ha estado enamorado durante casi dos años, y ¡está nervioso!

Para empeorar las cosas, va a ser su primera cita, y se encuentra en el Día de San Valentín. Él realmente quiere que todo vaya bien. Pero, hay otra cosa acerca de este día que es importante. Hayden siempre pasa el Día de San Valentín con su mamá, y esto podría ser la primera vez que él va a estar con otra persona - y nada menos que con un chico, porque su madre no sabe nada de su sexualidad. Es un día importante para ella, pero no sólo porque es un día de amor. Hay otra razón; una razón triste, dolorosa, y es una razón por la que ella lucha para ocultar cuanto más se acerque al Día de San Valentín. Incluso en su nerviosismo y la emoción del amor joven, él entiende rápidamente que algo no está del todo bien. Verdades necesitarán ser reveladas. Verdades importantes, es decir, sobre asuntos de amor.  (Este Resumen por Lil' Octopus.
 
. . . . . . . .

Ella lo miraba desde el momento en que él salió por las puertas dobles del viejo edificio de ladrillo rojo que era la preparatoria Hamilton High School. Él era hermoso en todos los sentidos, pero nada la cautivó a ella más que su sonrisa resplandeciente mientras se despidió de sus amigos cuando se separaron al final del día escolar. Su sonrisa parecía más brillante casi todos los días. Ella deseaba que ella misma pudiera sonreír así.

El pensamiento la sacudió mientras recuerdos desagradables vinieron corriendo hacia ella; recuerdos de tiempos que destrozó su capacidad de sentir felicidad o calor humano. Sólo había una cosa buena que queda en su vida, y eso era el chico sonriente. Ella lo amaba más que a nada, más que la vida misma.

Él la había notado y venía en su dirección, así que ella tuvo que poner una cara valiente. Con una respiración profunda ella liberó su agarre con los nudillos blancos en el volante, y se volvió hacia él, le ofreció la mejor sonrisa que pudo, aunque sabía que no tocó sus ojos. Demasiado dolor interfirió.

Con su sonrisa sólo ampliando aún más, él abrió la puerta del coche y se metió en el asiento delantero, poniendo su mochila con un plaf a sus pies. Luego sacó su teléfono celular, que para la mayoría de los padres era una señal de que sus hijos habían terminado de hablar con ellos, pero nunca fue así con Hayden. Hayden puso su teléfono en silencio y deslizó en un bolsillo, olvidándose de ello mientras él volvió hacia su madre. Era otra de sus maravillosas características que ella adoraba sobre él. Siempre hizo tiempo para ella.

"Gracias por recogerme, mamá," dijo mientras se abrochó el cinturón de seguridad y miró hacia delante. Suspirando mientras cerraba los ojos y reclinó el asiento un poco. No estaba durmiendo, simplemente descansando un poco de sus estudios. La escuela era difícil para él, ella sabía. Matemáticas y ciencia nunca habían sido fáciles para él, pero trabajó duro y estaba manteniendo calificaciones decentes. Ella no podría quejarse. ¿Qué más podría pedir de él?

"Por supuesto, hijo. No creas que te dejaría varado allí, ¿verdad? ¿Y te obligaría a caminar a casa?" Ella respondió con un poco de sarcasmo. Sus bromas habituales eran suficientes para que las memorias difíciles se desvanezcan, al menos por el momento. Ella fue capaz de dejarlo ir y sólo centrarse en la sonrisa abierta que él le envió a su dirección como su respuesta.

"Probablemente lo harías, ¿verdad? ¡Y luego, cuando llegué a casa tres horas tarde preguntarías donde estaba!" Él respondió fácilmente, aunque trató de hacer que se vea como si tuviera miedo de la posibilidad de convertirse en una realidad. Pero no pudo reprimir la sonrisa abierta por mucho tiempo y ella hizo todo lo posible para volver su sonrisa hacia él.

"Es cierto. No debería tomar tres horas para caminar cinco millas. ¡Probablemente estarías parando en la casa de una chica en el camino a casa, metiéndose en problemas! Supongo que simplemente tendré que seguir recogiéndote de la escuela, como me salvas de meterme en más problemas de esa manera," continuó su sonrisa hasta que ella le miró y vio que su sonrisa se había desvanecido. Ella nunca lo había visto perderlo tan rápidamente antes, no en sus casi dieciséis años. Parecía nervioso por algo, que era una experiencia completamente nueva para ella. Hayden no estaba nervioso por nada, excepto por un examen de matemáticas.

"Sobre eso, mamá," empezó, pero luego vaciló. Ella estaba a punto de animarlo a continuar, pero él tomó una respiración profunda y continuó, "Me acababa de invitar a salir en una cita."

Ella debería haberse emocionado, pero no estaba. Hayden nunca había estado en una cita, no en una en la que ella sabía de todos modos. Él nunca había parecido que se interesaba tanto antes, y en realidad nunca habían hablado de ello, excepto en broma ¿No se supone que las madres están emocionadas por sus hijos masculinos cuando comenzaron a salir con amigas? Pero no podía estar emocionada, ni siquiera trató. No era el miedo a perder a su hijo con cualquier chica con quien terminó, era algo completamente distinto. Ella no podía hacer frente a la idea de él perdiera a la chica en algún momento, un evento que ocurre normalmente entre las parejas que empiezan a salir a una edad tan joven. Ella había tenido suficiente dolor para hacer frente después de que su padre los dejó casi doce años antes, más de una década de dolor que ella todavía no podía arreglar, ¿cómo iba a manejar su corazón roto de él?

Ella intentó fingir estar emocionado de todos modos, pero encontró que no podía, así que decidió abordar la cuestión de manera diferente. Ella notó su aparente nerviosismo, mientras digiere la información. "No pareces muy entusiasmado. ¿No quieres ir?" Ella había encontrado la respuesta a su dilema. Si él no quería ir, tal vez podría convencerlo de no ir.

"No es eso," respondió, y luego volvió a vacilar. Durante su pausa, ella tenía que poner su mente en orden de nuevo. Si eso no fue el problema, entonces ella estaba fuera de opciones. Iba a tener que lidiar con eso. Él continuó, y ella hizo todo lo posible para mostrar una apariencia de apoyo mientras él dijo, "De hecho, realmente me quiero ir. Yo estaba sorprendido que me invitara, pero esta cita es muy importante para mí. Hay sólo un par de problemas."

Tomando una respiración profunda, ella mantuvo a su lado de la conversación, "¿Y qué son esos? Uno a la vez, y podemos hacerles frente."

"Bueno, primero es el hecho de que estoy muy nervioso. Tengo muchas ganas de que esta cita sea un éxito, pero es mi primera. ¿Cómo puedo superar eso?", preguntó inocentemente, sin saber lo mucho que ella deseaba que el tema simplemente fuera acabado. Sin embargo, tenía el deber de responder; el deber de cuidar de las necesidades de su hijo.

"Estar nervioso es natural, hijo," respondió, sin poder creer la facilidad con que las palabras en realidad estaban saliendo. Tal vez era tiempo de terminar estudiando esa carrera de derecho y convertirse en un abogado, teniendo en cuenta lo fácil que parecía mentir, y a su propio hijo, incluso. "Simplemente tienes que ir por las cosas que quieres, incluso si tienes miedo. No hay ninguna razón para no hacerlo, a menos de que tengas miedo de un corazón roto."

Cuando se dio cuenta de lo que dijo, su propio corazón roto comenzó a latir más rápido. Ella nunca había hablado del impacto que la salida de su padre había tenido en ella. Le miró a él con ansiedad, pero si había notado su estado emocional, no lo demostró. En cambio, parecía estar dándole vueltas a sus palabras y considerándolos. Con una cabezada decisiva su sonrisa estaba de vuelta en plena fuerza y él la miró y dijo con firmeza, "Tienes razón. Nunca voy a lograr nada permaneciendo inactivo. Ya acepté la cita de todos modos, pero estaba considerando retractarme. Tú me has convencido. Gracias, mamá."

Ella le devolvió la sonrisa débilmente, y por suerte fue distraída por otro conductor en la carretera delante de ella. Él le cortó la trazada a ella lo cual la hizo maldecir y dar un frenazo. Hayden solo se rió tontamente, cual sonaba como una niña de cinco años, y ella fue traída de la oscuridad de su dolor durante un minuto. Le encantaba esa risa incluso más que su sonrisa.

Su siguiente pregunta devolvió la oscuridad por completo, y fue una buena cosa que ella estaba acercándose a una luz roja en el momento, o podría haber perdido el control del vehículo mientras ella saltaba cuando dijo, "El otro problema es que la cita es para el decimocuarto dia, El Día de San Valentín."

Todas las imágenes de aquella noche llegaron inundando de nuevo a ella, y tuvo que luchar duro para evitar las lágrimas. La imagen de él saliendo por la puerta, diciéndole que la amaba, y que él estaría de vuelta. Qué mentira fue. Era el día de San Valentín, el último día que había visto a su marido. El día en que había abandonado a su familia, su esposa e hijo de casi cuatro años de edad. Ella nunca realmente había hablado de ello con Hayden, prefiriendo mantener el dolor para sí misma y no dejar que le afecta a él, pero ella siempre guardaba para ella misma en el aniversario de aquella noche, aunque era el día de San Valentín. Era agradable no estar solo en ese día.

Él la miró con preocupación, y ella se preguntó lo que estaba pasando por la mente de él. Sus ojos estaban llenos de preguntas que ella no estaba segura que tenía la fuerza para contestar. Ella sabía que probablemente él estaba empezando a darse cuenta de su estado emocional deteriorado, pero ella no quería hablar de ello en este momento. No estaba preparada para hacer frente a ello, incluso si eso significaba mentir a su hijo.

"No te preocupes por mí, hijo," respondió ella lentamente. Era la única manera que podía responder con cualquier cantidad de convicción. Ella tuvo que tomar el tiempo para aplicar las pocas tácticas dilatorias que tenía en su arsenal. "Voy a estar bien. Estás creciendo, y probablemente deberías estar saliendo ahora. Saliendo en citas significa enamorándose y celebrando los días de fiesta con las personas especiales que deseas en tu vida. Encontraré algo que hacer."

Una vez más, ella trató de sonreír, pero esta vez no estaba segura hasta qué las comisuras de sus labios se levantaron. No parecía como si su cara se hubiera movido en lo absoluto, y ella notó que él era muy consciente de ello. Estaba a punto de abrir la boca para hacer otro intento de tranquilizarlo cuando él se le adelantó y ofreció un arreglo.

"Bueno, ¿qué te parece esto?: ya que dices que yo debería ir a la cita, a pesar de que es el día que siempre pasamos juntos, voy a ir a la cita. Sin embargo," hizo una pausa, y su expresión se volvió seria, como si no habría lugar a discusión por parte de ella, y luego dijo, "Puesto que es este viernes, y la cita no es hasta las cinco, podemos pasar toda la mañana juntos, y planearemos algo muy divertido.”

"¿Qué quieres decir que podemos pasar toda la mañana juntos? ¿Y la escuela?” preguntó, no muy seguro cómo eso podría suceder. La última vez ella comprobó que las escuelas no se cerraron en el Día de San Valentín, incluso si fuera un viernes.

La sonrisa de él había regresado mientras él rodó los ojos, y luego miró por la ventana mientras respondió, "La escuela es solo medio día de clases, y ninguno de los maestros realmente hace algo importante en ese día de todos modos. Puedes llamar a la escuela para decir que estoy enfermo o algo, y luego podemos pasar el día juntos."

Ella se rió a pesar de sí misma. Incluso si esto era sólo un elaborado plan para evitar un examen de matemáticas, estaba abierto al arreglo. Ella lo necesitaba a él en ese día, incluso si esto significaba mentir al sistema escolar. A su evidente sorpresa y alegría, ella dijo, "Suena perfecto. Mañana podemos hablar de los planes, ya que probablemente deberíamos tener una buena idea que queremos hacer con sólo dos días de distancia para el día de san Valentín."

"¿En serio? Eres impresionante, mamá. No puedo esperar," respondió con entusiasmo. Por una vez, la sonrisa tocó sus ojos un poco mientras ella le devolvió la sonrisa. Verlo tan feliz era todo lo que ella quería en la vi da. Tal vez el próximo día festivo no sería tan malo después de todo.

Su conversación fue interrumpida cuando llegaron a casa y se dedicaban a sus tareas separadas. Ella preparó la cena, mientras Hayden a regañadientes comenzó su tarea de biología. Los pensamientos estaban todavía con ella sin embargo, y tuvo que luchar lágrimas varias veces mientras pelaba papas.

"Sólo dos días más y todo habrá terminado," ella susurró con amargura mientras se frotó las manos limpias bajo el chorro de agua. A ella siempre le gusta limpiarse entre cada tarea si podía, y con las papas en la olla de ebullición, que era el momento para comprobar el pastel de carne. Ella sacó la cacerola del horno, pero la dejó caer en la estufa de repente cuando oyó Hayden decir algo detrás de ella.

"¿Hasta qué has terminado, Mamá?", preguntó, con un toque de sospecha en su voz. Ella se volvió y se cruzó con su mirada, pero tuvo que bajar sus ojos casi de inmediato cuando la ansiedad se apoderó de ella. Sus ojos de él eran mucho más penetrantes de lo que recordaba. Parecía como si pudiera leer su alma en ese momento.

Pero eso no cambió la forma en que ella había entrenado a sí misma para responder a situaciones como esta. Sabía que no podía tratar hablando de la verdad abiertamente, entonces si eso significaba mentir a él aún más, entonces que así sea. "Nada, cariño," respondió ella suavemente, y luego trató de cambiar de tema, "¿Terminaste tu tarea?"

"Sí," él respondió rápidamente, pero no había sido engañado esta vez, e insistió en el tema, "No has respondido a mi pregunta muy bien. Creo que necesitamos hablar, madre. Creo que es tiempo que me digas lo que es tan importante sobre el Día de San Valentín. ¿Se trata de Papá? Sé que fue en esta época del año..."

"¡No quiero hablar de ello!" ella le regañó en voz alta, interrumpiéndolo bruscamente. Le sorprendió a él, pero le sorprendió a ella aún más. Ella había hecho un pacto con ella misma cuando él era muy joven que ella nunca levantaría la voz con ira hacia él. Esta fue la primera vez que ella alguna vez lo había roto el pacto. El diluvio de lágrimas podrían ser contenidas ya no, y ella fue perdida en sollozos incontrolables.

Sus piernas cedieron bajo ella y ella se habría caído al suelo si Hayden no la hubiera agarrado. Él la abrazó con fuerza mientras ella lloraba, haciendo todo lo posible para decir palabras para tranquilizarla, aunque nunca había visto a su madre en tal angustia. Ella no pareció oírle de todos modos, y por lo tanto él simplemente siguió abrazándola, así como pudo.

Eventualmente sus sollozos parecían calmarse un poco, y él le guió hasta una silla y la sentó en ella, luego él fue revisar las papas mientras ella observaba la escena en una manera aturdida. Luego él empezó rápidamente para hacer un puré de papas hasta que ella lo detuvo diciendo su nombre en voz baja.

"¿Sí, mamá?", respondió, con un poco de incertidumbre. Se volvió a mirarla y vio lo que ella había durante mucho tiempo mantuvo oculto. El dolor parecía reflejado en cada aspecto de su cara, en lugar de sólo sus ojos, donde él siempre lo había notado antes. Siempre había hecho todo lo posible para sonreír para ella, porque él sabía que esto era la única cosa que bajó el dolor incluso un poco. Aunque fue a menudo difícil mantenerse sonriendo cuando ella estaba evidentemente tan lastimada. Tal vez llegó el momento de obtener las respuestas que él siempre había querido.

"Toma asiento, la cena puede esperar. Creo que es hora de que te diga la verdad. Ella hizo un gesto hacia él, frente a ella en una silla, el lugar que normalmente se sentaba durante la cena, y lo tomó rápidamente, y luego volteó hacia ella, destellando la mejor sonrisa que pudo. Ella le devolvió la sonrisa débilmente, aunque se desvaneció tan rápido como había llegado. Con una respiración profunda empezó, y esta vez no había ira en su voz. La única emoción que tenía en absoluto era un tono de amargura.

"Su padre era un buen hombre, Hayden. Yo sé que en realidad nunca hemos hablado de él, a pesar de tus preguntas sobre los años. Para ser honesta, yo estaba agradecido de que habías dejado de hacer esas preguntas, aunque nunca fue justo para ti que no llegaste a conocerlo," ella hizo una pausa por un momento, y luego colgó su cabeza en la vergüenza mientras dijo "Supongo que es tanto como mi culpa, ya que es la suya."

"Está bien, mamá," le respondió, y puso su mano sobre la de ella, dándole un apretón, "Yo sé que todo lo que sucedió no fue fácil para ti. Debe haber sido muy duro, perderlo. Sólo tengo unos recuerdos de él, y todos son buenos."

"Creo que puede ser parte del problema, el hecho de que los únicos recuerdos de él son buenos..." Ella lo miró fijamente a lo lejos con nostalgia por un momento, cuando ella finalmente permitió, “Él nunca fue capaz de hacer daño a nadie, y de hecho, él siempre estaba sacrificando su tiempo y energía para otra persona. Tal vez si él hubiera sido terrible por lo menos una vez, ello lo habría hecho más fácil de perder, pero no fue así. Él era perfecto. Tú me recuerdas de él mucho, en realidad. "

Hayden se sonrojó mientras ella dijo eso, pero no respondió. Quería darle una oportunidad para continuar sin interrumpirla, incluso si estaba avergonzado por su cumplido. Su vacilación dio sus frutos cuando ella continuó, finalmente diciéndole la historia que él había deseado oír. "Has ido a su tumba, ya sabes que él no murió en el Día de San Valentín, pero eso fue el último día que cualquiera de nosotros realmente lo vieron - visto para la persona que él era, en todo caso. La última vez que él te vio fue cuando te dejamos en la casa de tu abuela, ya que ella había accedido a cuidar de ti esa noche. Habíamos tenido la intención de tener una buena cena con velas, una noche de romance, terminando con... bueno, es probable que no quiere pensar en lo que íbamos a hacer después de eso," las mejillas de Hayden se convirtió en un tono aún más rojo, y ella le sonrió cálidamente, a pesar del dolor en sus ojos.

"La ironía de lo que sucedió después es tan retorcida como puede ser. Cuando fuimos a encender las velas, nos dimos cuenta que se nos habían acabado las cerillas. Él estaba avergonzado de que las había olvidado, aunque yo nunca lo tendría contra él. ¿Por qué me hubiera enojado porque había olvidado las cerillas? Yo hubiera estado bien sin las velas, pero él quería la cena lo más romántica posible. Dijo que simplemente correría a la gasolinera y comprar algunos. Solo tomaría diez minutos. Me besó, me dijo que me amaba y que estaría de vuelta pronto," ella tomó una respiración profunda, y luego dejó escapar otro sollozo, que parecía amenazar a traer de vuelta sus lágrimas, pero de alguna manera se las contenía mientras ella dijo casi en un susurro, "Esa era la primera vez que me había mentido."

Luego ella realmente empezó a llorar, y Hayden se movió a su lado para abrazarla una vez más. Esta vez las lágrimas no continuaron por mucho tiempo, y pronto estaba limpiando su cara mientras ella hizo un gesto hacia su silla para que pudiera continuar la historia. Con cierta renuencia, cumplió, al ver que ella todavía parecía necesitar consuelo. Él se decidió por el compromiso de tomar su mano mientras descansaba en la mesa, tratando de ser tan solidario como pudo en su angustia.

"Él no regresó. Se había ido por una media hora antes de que pensara darle una llamada. Calculé que simplemente había sido atrapado en el tráfico o alguna otra tontería. Cuando le llamé, no respondió, cuál era la forma normal si estaba conduciendo. Pensé que lo vería en unos pocos minutos ya mientras estaba probable en su camino a casa. Seguí adelante y empecé la cena, luego, pensando que yo le podría sorprender con la comida ya en camino. Una media hora más tarde, supe que algo estaba terriblemente mal."

Ella se detuvo un momento para poner en orden sus pensamientos. Si tenía algunas más lágrimas para llorar, ellos habrían estado cayéndose por ahora, pero sabía que tenía que seguir adelante, si no por otra razón que la de que Hayden merecía saber lo que había sucedido esa noche. Tomando otra respiración profunda, continuó, "Traté de llamarlo de nuevo, y esta vez alguien respondió, pero no era tu padre. Era el bombero que había llevado el cuerpo inconsciente de su padre fuera de un edificio en llamas. Él me dijo lo que había pasado, y luego me dijo que debo llegar al hospital tan pronto como sea posible. Estaba tan preocupado en el momento que nunca me di cuenta de lo afortunado que yo era para averiguar tan rápidamente. Su teléfono celular se debe haber caído de su bolsillo cuando estaba siendo llevado del edificio.”

"¿Espera, así que papá estaba en un edificio en llamas?", Hayden preguntó, desconcertado en el giro de los acontecimientos. No quería interrumpir, pero parecía que se estaba perdiendo algo importante. "¿Por qué? ¡Eso no tiene sentido!"

"Supongo que me estoy adelantando a mí mismo, ¿no?", respondió ella, en una manera aturdida y luego trató de sonreír de nuevo, pero no podía, en cambio ella suspiró y continuó, "¿recuerda lo que dije acerca de tu padre de ser altruista y generoso? Bueno, eso aparentemente lo impulso a correr a un edificio en llamas para salvar a la gente. En su camino a casa desde la gasolinera, pasó por delante de una casa con humo que salía por las ventanas. Lo primero que hizo fue llamar al 911 (el número de teléfono de emergencia en los EE.UU.). La segunda cosa que hizo fue estacionar su coche y correr al edificio. Salvó a toda una familia de cuatro personas esa noche, pero fue golpeado en la parte posterior de la cabeza, mientras rescataba al último de ellos. Él nunca despertó de ese golpe, y murió unas semanas después."

Hayden estaba confundido, y fue escrito claramente en su rostro. Cuando su madre no hizo ningún movimiento para continuar con su explicación, sintió que era hora de esclarecer la situación y dijo, "Así que papá era un héroe... Yo no lo entiendo, sin embargo, si él hizo una gran cosa, ¿por qué no puedes centrarte en el lado bueno? Murió salvando a la gente. Entonces ¿qué mejor muerte puede una persona pedir?"

Ella se echó a reír, y la mirada de choque en la cara de Hayden causó que ella riera más. Ello fue sin alegría y amargura, pero ella se echó a reír de todos modos antes de que explicara, "Él estaba tan altruista y generoso a otros que se olvidó de su esposa e hijo, que lo amaba, quien y que lo necesitaban. Claro, alguna familia vive a causa de él, pero ¿qué pasa con nuestra familia? ¿No tengo la oportunidad de ser feliz? Sí, es egoísta, pero él intencionalmente me dejó esa noche, en el día de amor eligió su amor a los demás sobre de mí. No sé si alguna vez me poder recuperar de eso. ¿Por qué no podía elegir a nuestra familia, en lugar de la familia de cualquier otra persona? Tal vez eso me convierte en una persona terrible, pero nunca he sido capaz de sentir de manera diferente."

Hayden trató de parecer simpático, pero eso no se sentía bien con él, y ser hijo de su padre, optó por decir lo que pensaba que era correcto en vez de aplacarla a ella. Esta vez, él se mantuvo firme mientras respondió, "Tienes razón, es egoísta. Yo respeto que has pasado por muchos sacrificios, y me encanta la vida que me has proporcionado, a pesar del dolor que has sufrido, pero eso no cambia el hecho de que murió siendo quien era, y haciendo la cosa correcta. Espero que seas capaz de aceptar eso un día, pero yo te amo igual independientemente," le dio a su mano otro apretón y le dijo, "Sé que fue difícil para que me digas todo eso, pero gracias, mamá. Estoy muy contento de saber lo que pasó. Ha sido una tortura para mí sin saber la historia completa. ¿Quieres decirme algo más, o deberíamos terminar preparando la comida?”

Ella suspiró y se secó los ojos y asintió con la cabeza mientras se puso de pie. Ella le dio un abrazo largo y luego dijo, "Tal vez tienes razón, y voy a tener que intentarlo de nuevo. Estoy dispuesta a intentarlo, Hayden, pero tendrás que darme tiempo, ¿de acuerdo?"

Él asintió y respondió, "Está bien. ¡Ahora tengo hambre, vamos a terminar la preparación de ese pastel de carne!" Ellos se dedicaron a terminar preparando la cena juntos, y sólo hablaban de cosas más alegres. Ella le preguntó a Hayden un montón de preguntas sobre su trabajo escolar y cómo iban sus clases, pero lo hizo de buen humor. Sabía que él estaba tratando, y su 8.5 en matemáticas era tan bueno como había alguna vez recibido. Él le preguntó cómo iba el trabajo en la panadería, y si ella había tenido una buena mañana. Era el tipo habitual de conversación que estaba habituado a tener, y fue casi fácil dejar a un lado los pensamientos más tristes desde más temprano en la tarde. Cuando la cena terminó, ninguno de los dos estaba pensando mucho acerca de lo que sería revisitado en un par de días.

Por lo menos hasta que Hayden se fue para pasar el rato con un par de sus amigos. Luego ella estaba sola con sus pensamientos y los recuerdos regresaron. Pero se sorprendió al encontrar que había menos dolor que antes. Tal vez finalmente sacando algunos de sus sentimientos en el abierto había estado bien para ella. Aunque todavía era doloroso, había poca ansiedad conectada a los recuerdos ahora.

Fue porque ella ya no tenía que ocultarlos. Hayden lo había tomado con calma y había escuchado en su manera afectuosa habitual. Ella ya no tenía que preocuparse de llorar frente a él o no mostrar un frente fuerte. Él era un aliado, y podía cuidar de ella como ella se hizo cargo de él. Una vez más ella le recordó que no podía vivir sin su hijo. Todavía él era todo para ella.

El día llegó más rápido que cualquiera de ellos había esperado. Al igual que lo habían planeado pasar la mañana del viernes juntos, jueves habían pasado juntos para decidir lo que harían. Después de que ella había hecho un doble chequeo para asegurarse su turno estaba cubierto en el trabajo, y había llamado a la escuela para él, estaban en su camino a una corta caminata en las montañas, una de sus actividades favoritas que realizan juntos. Ambos apreciaron el poder revitalizante de la naturaleza, y después de su conversación seria dos noches antes, ella necesitaba la energía de estar en las montañas, incluso si eso significaba pasar sobre montículos de nieve. Senderismo en febrero no era para los débiles de corazón.

Finalmente lograron hasta el punto en el sendero donde había un pequeño estanque, que estaba congelado en esta época del año. Habían caminado el sendero antes, y habían acordado que este sería el lugar que darían la vuelta para regresar, pero antes de que lo hicieran, tomaron un momento para apreciar la belleza de su entorno. Fue allí donde Hayden decidió traer a colación el tema que le había estado preocupando desde hace bastante tiempo.

"Mamá, hay algo que tengo que decirte acerca de mi cita de esta noche," dijo nerviosamente, sin saber muy bien cómo quería enfocar las cosas. Había ensayado mil veces, pero nunca había soñado muy bien, pero ahora que había comenzado, sabía que tenía que terminarlo.

"¿Qué es eso, cariño?," respondió ella, notando su nerviosismo. Ella había comenzado ya a afrontar su mayor miedo, aquella de sus recuerdos inquietantes, y dudaba que hubiera mucho que le pudiera enviar a ella que la golpearía con más fuerza.

"Mamá, yo realmente no sé cómo decir esto, así que creo que solo voy a salir y decirlo ... Ya ves, la persona con quien voy a salir esta noche, quien va estar recogiendo me en su coche, con quien yo realmente, realmente quiero salir..." Se calló, y comenzó inquieto, nervioso, luego, se apartó de ella y miró hacia el estanque.

Él no parecía hacer ningún progreso en sacar sus pensamientos, y así que ella se acercó a su lado y le puso una mano en el hombro y dijo, "Está bien cariño, puedes decirme cualquier cosa. Yo estoy aquí para ti, y yo no voy a ninguna parte."

Con una respiración profunda, dijo en un apuro, "Mamá, soy gay, y la persona con la que estoy saliendo es con un chico con el que he estado enamorado durante casi dos años, y realmente espero podrás manejarlo bien todo esto porque yo..." él la miró mientras él se apagó y no vio nada pero el apoyo de las ojos de su mamá y sonrió la sonrisa más grande que había tenido mientras él dijo," Tú sabías, ¿verdad? De alguna manera lo sabías todo este tiempo... Wow, eres la mejor mamá de siempre." Él la abrazó con fuerza, y ella lo volvió igual.

"Sí, yo siempre supe, por eso te burlé a ti mucho sobre las chicas, en realidad. Quería que me digas, pero yo estaba empezando a ponerme un poco impaciente. Sin embargo me alegro que finalmente lo hizo," ella respondió con su propia sonrisa, y se dio cuenta de que por una vez la sonrisa realmente pareció encajar su cara. Estaba feliz por su hijo. "Entonces, ¿cuál es su nombre? ¿Puedo conocerlo esta noche?”

"¡Claro que sí!" Él respondió con entusiasmo, pero comenzó a tirarla hacia el sendero de nuevo para que pudieran iniciar el viaje de regreso antes de que él pudiera seguir. "Su nombre es Luke, y le he dicho todo acerca de ti. Realmente espero..."

Ella perdió mucho de lo que dijo mientras hablaba demasiado rápido en su entusiasmo, por lo que ella sonrió y asintió con la cabeza a lo largo de todos modos. Hayden todavía no había terminado de hablar de él en el momento en que habían subido en el coche y se dirigían a la casa. Era la mejor distracción que ella nunca antes había tenido desde el dolor que normalmente sentía en el Día de San Valentín, y estaba realmente emocionada por su hijo. A pesar de los temores que tenía de alimentar a un corazón roto, estaba claro que él era increíblemente interesado en este chico llamado Luke.

La emoción continuó durante todo el camino a casa, y ella no dejó de oír hablar de él hasta que Hayden había subido a prepararse para su cita, aunque ella tenía que hablar con él a través de su nerviosismo de qué ropa ponerle, que se llevó a pasar por casi todos la ropa en su armario, hasta que finalmente se decidió por la sugerencia que ella había hecho a él una media hora antes. Ella se sorprendió de que ella hubiera encontrado la fuerza para ayudarlo a través de todo, teniendo en cuenta su estado emocional normal. Ella tuvo que admitir que estaba finalmente empezando a aceptar la mano que el destino la había trazado, aunque ella todavía tenía las ganas de llorar de vez en cuando a lo largo del día.

Hayden era un montón de nervios, una vez que finalmente estaba vestido y listo, y no podía quedarse quieto. En su lugar, se paseó por alrededor de la habitación de la familia, mirando entre el reloj y la puerta cada treinta segundos. Ella tenía que dejar de reírse de él varias veces, y en cambio canalizó esa risa en una sonrisa de apoyo y conocimiento. Pensó que él iba a salir corriendo de la habitación cuando el timbre de la puerta sonó, por la mirada de ansiedad que cayó sobre él, pero tomó una respiración profunda y fue a la puerta. Otro sonido del timbre y la secuencia de respiración profundan después, se abrió la puerta y dijo nerviosamente, "Hola."

Ella no podía ver a Luke desde donde ella estaba, pero podía ver la reacción de su hijo y era casi suficiente. Su hijo estaba encaprichado con el chico al otro lado de la puerta, y la respuesta nerviosa que se hizo eco el saludo de su hijo le dijo que el sentimiento era mutuo. Ella decidió que las cosas no iban a ir a ninguna parte sin un poco de participación paternal, por lo que suspiró y se acercó a la puerta.

De pie en la escalinata era uno de los chicos adolescentes más lindo que ella había visto en su vida, y admitió rápidamente que Hayden había elegido sabiamente. Él se veía igual de nervioso que Hayden, aunque también estaba arrastrando sus pies nerviosamente, como si no tuviera ni idea de qué hacer a continuación. Ella tomó esa decisión por él mientras extendía su mano hacia Luke y dijo, "Hola, soy la mamá de Hayden. ¿Le gustaría entrar?"

Con una sonrisa avergonzada él le tomó la mano y entró en la casa mientras respondió, "Hola, soy Luke. Es un placer conocerte." La introducción pareció darle el coraje que necesitaba para romper el hielo mientras se volvió de nuevo a Hayden y le dijo, "Te ves muy bien, a propósito."

"Gracias, tú también," Hayden respondió, e intercambiaron risitas nerviosas.

Fue entonces cuando los ojos de Luke se ampliaron en estado de shock, y luego en un poco de confusión, que generó miradas similares de confusión en las caras de Hayden y su madre. Luke se centró estaba enfocado en algo detrás de Hayden, y sin previo aviso, de repente caminó entre los dos de ellos hacia el pequeño marco en la mesa de sofá; la única foto del padre de Hayden en cualquier lugar de la casa. Su madre normalmente olvidó que ello estaba incluso allí, hasta que notó el enfoque de Luke en él.

"¿Quién es este?" Luke preguntó con asombro, mientras levantó suavemente el marco de la mesa. Hayden, aunque confundido, estaba más que deseoso de aplacar la curiosidad de su cita mientras respondió, "Ese es mi padre. Murió cuando yo era un niño chiquito."

Sin previo aviso, los ojos de Luke aguaron, pero después dos sorbos como si estuviera resfriado se puso bajo control mientras susurraba, "Yo no lo creo. Ese hombre una vez me salvó la vida, cuando yo era un niño chiquito."

La madre de Hayden tocó el hombro de Luke suavemente, y él giró para encontrar su mirada. Ella susurró, sin confiar en sí misma para hablar más fuerte, pero por temor a que ella perdería todo el control de sus emociones mientras ella suplicó, "por favor. Por favor, dime lo que pasó."

Luke tomó una respiración profunda y explicó, "Cuando yo tenía cuatro años, tuvimos un incendio en su casa. Mis padres habían querido una cena agradable con velas para el día de San Valentín, pero una vela volcó y ellos no fueron capaces de extinguir el incendio. Pronto se salió de control, y les entraron el pánico. Por suerte, un transeúnte vio el humo y se apresuró a ayudar a mi familia. Él sacó a mis padres primero y preguntó si había alguien más dentro, luego se apresuró a regresar a la casa. Llegó a mi hermanita primero, y logró sacarla a la seguridad, pero para entonces las llamas eran muy altas."

Luke parecía perdido en la bruma de la memoria que estaba reviviendo un momento, pero se sacudió para despejar la cabeza y luego continuó la historia. "Yo estaba en el cuarto más lejos de la casa, y estaba aterrorizado. Yo estaba gritando por mis padres, ya pesar de ellos que me podían oír, se sentían impotentes y paralizados por el miedo, o así me dijeron más tarde. Pero ese hombre, el que está en la imagen, llegó a través de las llamas y me levantó, llevándome hacia la entrada. Una vez que llegamos al nivel del suelo, sin embargo, la entrada se derrumbó, y él me empujó al suelo y me cubrió para protegerme de la explosión. Él me gritó algo a mí, que todo iba a estar bien, y luego me sentía todo su cuerpo se tensaba hasta por un segundo, como si él fue golpeado por algo. Hizo lo mejor que pudo para protegerme, cubriéndome con su cuerpo, y luego se quedó inerte."

Él la miró con tristeza mientras continuó, y la impotencia en su voz llevaba consigo todas las emociones que ella había sentido en los últimos días. "Fue una suerte para mí que los bomberos llegaron muy pronto después de eso, pero no fue suficiente para salvarlo. Yo sé que él murió a causa de la lesión que sufrió mientras me estaba protegiendo. Yo tenía sólo cuatro años, pero siempre voy recordar su cara. En la noche más terrible de mi vida, ello era la primera cosa que me dio alguna esperanza.

Luke siguió reuniéndose con su mirada a ella hasta que él bajó los ojos, avergonzado por lo que estaba sintiendo, luego murmuró tristemente, "Lo siento, tal vez debería irme. Si no fuera por mí, tal vez aún estaría vivo. Supongo que ha sido egoísta de mi parte pensar en él como mi héroe personal de todos estos años."

Aunque varias lágrimas ya habían manchado su rostro durante su explicación, lo único que ella concluyo en este momento pareció más importante que los demás. Fue el último, mientras finalmente había recibido el conocimiento que necesitaba. Ella podía seguir adelante. Con una sonrisa que tocó más que sus ojos, tocó su alma; abrazó a Luke plenamente como ella susurró, "No tiene sentido! No podría pedir un final más apropiado para la historia de mi marido, y tú finalmente contestaste una pregunta para mí, una que he tenido desde el día que él murió. ¿Realmente tiene sentido la muerte de él? No he sabido hasta ahora, pero conociéndote, yo sé finalmente que lo hizo. Murió protegiendo a alguien digno de ser protegido, y estoy muy contenta de haberte conocido, Luke."

Luke la miró a sus ojos de nuevo, esta vez casi se apartó la mirada de vergüenza a causa de sus lágrimas, pero la aceptación que vio en la cara de ella le dijo que él no tenía ninguna razón para tener miedo de llorar delante de ella. Ella miró a Hayden y vio que sus mejillas estaban mojadas también, pero él se encontró con los ojos de su madre con una mirada de orgullo en los suyos. Él estaba contento con lo que ella había dicho, y estuvo de acuerdo con cada palabra de ello.

"Ahora, yo quiero verte por aquí mucho más a menudo, Luke, especialmente teniendo en cuenta que Hayden parece estar encaprichado contigo," dijo con una sonrisa mientras miraba a su hijo otra vez, viendo su vergüenza. "Pero creo que ustedes tenían dos reservaciones para cenar, ¿no?"

La pregunta sorprendió a los dos chicos fuera del momento, por la que ella se alegró, y ellos salieron por la puerta un momento más tarde, después de un rápido pero sincero abrazo entre Hayden y su madre. En el entusiasmo de la juventud, eran capaces de poner el momento a un lado con el fin de centrarse en su cita, y la exploración de su joven amor.

Que la dejó sola en el Día de San Valentín, exactamente lo que ella había estado temiendo, pero no era tan malo como pensaba que sería. En cambio, ella no se había sentido mejor en años. Se sentó en el sofá y recogió el cuadro con la imagen del amor de su vida, y en lugar de los recuerdos inquietantes de hospital y el olor a humo, sus pensamientos estaban llenos de las palabras con que él la había dejado a ella, que ahora ella sabía eran ciertas. Él la amaba, y amaba a su hijo.

"Tú sabes," ella dijo a su marido en la fotografía, "Si yo hubiera sabido que moriste protegiendo el amor de la vida de Hayden, yo nunca habría guardado rencor contra ti."

Ella tocó la imagen amorosamente, y sonrió con la misma sonrisa que su hijo había recibido de ella. Ella ya no sentía extraña la sonrisa en su cara, porque ella sentía que finalmente él había llegado de nuevo a ella como había prometido. El amor ya no estaba muerto.
 

El Fin

El relato es publicado y traducida (Is Love a Miracle?) aquí con permiso de Cynus. Resumen por Lil' Octopus. Al igual que la mayoría de los autores, disfruto de la retroalimentación.  Dime lo que piensas por correo electrónico en samuel.d.roe@gmail.com.

Tu puedes leer más de los relatos de este autor en inglés en Awesome Dude

Traducido por Gary Lynn Holloway y Guillermo de la Rosa González 

.  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  . 

Haga Clic Aquí para leer mas Relatos de Amor de Adolescentes Gay 
 


Un Relato Corto de Jóvenes Gay ♂♂
Dios Me Hizo Así por Grant Bentley - La Iglesia esta causando mucha confusión a Zack. Su nuevo pastor no predica nada sino odio y la condenación de gays y de lesbianas, pero no importa como cuidadosamente el lee su Biblia, no puede encontrar donde dice que Dios le odia a el. ¿Cambiarán las cosas cuando el novio de Zack, Billy sugiere que todos se vayan a su iglesia en su lugar?  Clic aquí o en la imagen para leer el relato. 

 


La Prueba de que La Homosexualidad No Es Una Opción: ¡Pruébate!

Así que Haz Clic Aquí para ver de qué se trata la prueba y además ver evidencias científicas y médicas (este parte en inglés) que confirman que la homosexualidad no es una opción.  También en la misma página, "Darse Cuenta de Que Uno Es Diferente a Los Demás, Todo Lo Que Pasa Un Adolescente Gay o Lesbiana"


Clic Aquí para leer "Cómo Aceptar La Identidad Gay y Lograr Fortaleza" 

 

Haga Clic Aquí para ¿Qué Es Lo Que Los Papás de Adolescentes Lesbianas y Gay (LGBTC) Necesitan Saber Sobre El Suicidio?
¿Cuáles son Las Señales de Advertencia?

Haga Clic para ir a La Página Inicial de La Homosexualidad No Es Ni Una Elección Ni Un Pecado - Tabla de Contenidos

Haga Clic para ir a La Pagina Inicial de Gary Lynn
 

Green Web Hosting! This site hosted by DreamHost.