(Inicio-Mi Biografía)                  Historias Verdaderas, Trágicas e Innecesarias de Suicidios entre Jóvenes Gay             (English) 

Un Relato de Amor de Adolescentes Gay - La Superación de Las Barreras


Mas Allá de La Lluvia

Por Grasshopper (Saltamontes)

Capítulo 1

He leído tus palabras y quiero ofrecerte un poco de lo que pediste.  Dijiste: "Creo que estoy agarrándome a una palabra. Sólo una palabra. Esperanza."  Por favor, siempre espera y sueña, ten paciencia y permanece de oro.  GH
~~~~~
Tía Ema: ¿Por qué no encuentras algún lugar donde no haya problemas?

Dorothy: ¿Un lugar donde no haya ningún problema? ¿Supones que haya tal lugar, Toto? Debe haber. No es un lugar donde puedas llegar en bote o tren. Es muy, muy lejos, "detrás de la luna, más allá de la lluvia."
~~~~~
 

Billy Carmedy

Sentado aquí yo solo, mis pies metidos en el agua fresca del arroyo, lo intenté, diez millones de veces, no había razón por la qué yo debía tener estos problemas. Yo era un chico normal todos los días, ni mejor ni peor que la mayoría. Yo no le hacía a las drogas, no fumaba ni tomaba. Me preocupé por mis calificaciones y por mi falta de un abdomen plano, y si alguna vez yo iba a ser un poco más alto o si dejaría crecer pelo en mi pecho. No es gran cosa, pero es importante para mí.

Cuando tenía unos once años, empecé a darme cuenta de que he perdido el enfoque en lo que decía el maestro porque estaba viendo a Teddy Gleason que dibujaba caricaturas en su cuaderno. Ahora, eso en sí mismo no es nada porque un maestro que habla de pirámides de energía y las cadenas alimenticias no puede mantener nuestro interés durante mucho tiempo. El tiempo de atención de un niño es casi tan largo como la lengua de un mosquito. Pero, lo que realmente comenzó a molestarme fue que no solo eran las figuritas que Teddy dibujaba. Fue su mano. La forma en que se cerró en torno a su lápiz y, a continuación la forma en que había quitado su pelo de la cara con la otra mano igualmente atractiva. ¿Por qué miraba las manos de Teddy? Pude haber puesto mi atención sobre Marybeth Kelly y mirarla torciendo con sus dedos sus largos cabellos rojos esperando sentir el mismo pequeño cosquilleo. ¿No deberían los manos de Marybeth interesarme más que las de Teddy?

Por los trece años de edad, mi atención sobre las manos masculinas cambió, ahora mi atención estaba en casi cualquier parte del cuerpo masculino que estuviera delante de mis ojos. Podría quedarme embobado por una muñeca de la mano, un declive de un pecho, la parte baja de la espalda, la pequeña media sonrisa que un adolescente tiene cuando no sabe que alguien está mirándolo. Claro, todo lo que se encuentra entre la cintura y la rodilla es de gran interés, pero me encantaba mirar las partes no tan obvias también. Me pasé todo un año escolar perforando un agujero en la parte posterior de la cabeza de Ernie Blaine con mis ojos, donde su pelo apenas se asomaba a través de la curva en la base de su cráneo. Ernie tiene el pelo castaño y rizado y los largos rizos podían moverse hacia adentro y hacia fuera de esa curva libremente.

Me encontré viendo en detalle a los mismos chicos atractivos de los programas de televisión como mis dos hermanas mayores. A escondidas, por supuesto. Todo comenzó con Dawson's Creek, cuando yo tenía doce años y tenía que elegir entre Pacey y Dawson. Siempre quise pensar en alguien como Pacey, asi todo fuerte y con confianza, pero, en secreto, yo quería a Dawson. El nunca alcanzó totalmente con el resto del mundo. Él me recordó a uno de esos pequeños muñecos de cuerda que se encuentra con una pared y sólo sigue tratando de seguir adelante. Su rostro siempre parecía estar diciendo: "¿Qué?" así como yo. Puedo ver repeticiones y creo que podría ser la única persona que siempre estaba contento de Dawson, que nunca entendió lo que estaba pasando. El siempre de lío en lío, que mal, pero como yo, siguió así, en líos.  (Dawson's Creek es una serie estadounidense que fue emitida entre los años 1998 y 2003, por la popular cadena Warner. La serie trata de una forma dramática la vida de 4 chicos adolescentes que viven en un pueblo ficticio llamado Capeside, un pequeño pueblo marítimo, situado en el estado de Massachusetts)

Estos días estamos viendo un programa de televisión que se llama "The O. C." (Orange County - condado de Orange en California, EE.UU.) y Ginny y Marsha se ponen locas por Ryan. A mí efectivamente me gusta su aspecto y la actitud de "un chico malo", pero yo preferiría conocer a Seth. Sólo que no siempre puede organizarse. Sus planes siempre se desmoronan. Tal vez sea en esta temporada.

Lo que estoy tratando de decir es que he tenido mucho tiempo para pensar en esto. Realmente esto no mejora y no veo ninguna respuesta a la vista, pero sé que siento algo hacia chicos. Las chicas son divertidas y dulces y huelen bien, pero también lo hacen mis hermanas. Yo como que quiero a alguien divertido y dulce que huela como yo.

Mis amigos, ¿Serían mis amigos si supieran lo que yo pienso todo el tiempo? Probablemente no. No me ilusiono con la gente. Veo las noticias, leo el periódico. Sé cómo alguien que has conocido toda tu vida puede abandonarte a ti cuando, de repente, tu "cambias". No sé cómo explicarle a cualquier persona que soy yo, Billy Carmedy, el mismo Billy que ha estado siempre por aquí. Es realmente triste que ellos ni siquiera se tomen el tiempo para pensar en lo mucho que esto ha herido. Cuánto tiempo me he sentido diferente y extraño. Cuánto he querido decirle a alguien, pero sabía que no podía. No, no a ellos, vendría como una sorpresa grande. Y la peor parte, creo que ellos podrían tomarlo como si yo estuviera tratando de hacerles daño con esto, amenazándolos de alguna manera, como si siendo gay podría contagiarlos y entonces empezaran a volverse gay y persiguieran a hombres ellos también.

Tengo estos sueños despierto donde yo les digo a mis padres que soy gay y que sólo se miran el uno al otro y sonríen, y luego abren sus brazos y me abrazan, diciendo: "Oh, Billy, estamos muy orgullosos de que nos hayas dicho, confiando en que nosotros podemos amarte y ayudarte a ser el mejor hombre gay que puedas ser.”  No creo que haya sucedido nunca, pero todo esto lo hace un bonito sueño.

Entiendo por qué los chicos lo hacen, por qué ellos les dicen a sus padres, por qué ellos creen que su familia aceptará cualquier cosa que ellos les digan. Crecemos de ese modo. He tenido a mi mamá diciéndome: "Te querría, Billy, incluso si tu fueras un asesino en serie." Yo mas o menos creo que ella podría, porque entonces estaría muy, muy loco y hay que sentir compasión por los enfermos mentales. Pero. . . Yo conozco a mi mamá. Si le dijera a ella que yo soy gay, se derrumbaría desde adentro, tratando de averiguar lo que ella había hecho mal cuando ella me crió. No habría respuestas y así, sin respuestas, ella tendría que aceptar la culpa y, al aceptar la culpa, ella ya no podría amarme por ella misma por haberla hecho culpable. Sé que suena complicado, pero ella podría hacer cualquier otra cosa que creer que Dios me creo dentro de ella y ella dejó que pasara. Ella nunca creería que yo no podría hacerlo desaparecer.

Mi papá, por otro lado, solo se enfadaría. Cualquier cosa que el no puede controlar o no tiene la capacidad de comprender, sólo lo hace enojar. Se le ha dicho a el, por la iglesia y los medios de comunicación, que si quiere ser un buen norteamericano conservador y que ama a Dios, sería imposible para él tener un hijo maricón. Fin de la historia. Para él aceptarme como su hijo gay en absoluto, sería sugerir que el puede tener un gen de la homosexualidad que compartió conmigo y eso es totalmente imposible. Después de 46 años de referirse a cualquier cosa y todo lo que no entiende como "gay" o "marica", ¿Porqué yo esperaría que él cambiara?

Creo que lo más difícil para mí es estar solo. Sé que es la regla de diez por ciento, pero mirando a los 416 chavos que asisten a Bitterroot High School (La Escuela Preparatoria Bitterroot) conmigo, esto haría que aproximadamente 42 de ellos fueran gay. No hay forma de que esto sea correcto. Trato de encontrar a estas personas escondidas sean chicas o chicos, cualquiera al que pudiera hablarle, pero no puedo verlas en cualquier lugar. Ellos se esconden igual que yo, detrás de los libros o balones de fútbol, bajo el maquillaje gótico o los pompones de las porristas. Cualquier cosa para evitar ser molestados o heridos, quedar fuera, ser exiliados.

Yo entiendo lo que pasa cuando los chicos experimentan, chicos masturbándose juntos "una sola vez" y luego se aterran por creer que son gay. Creo que probablemente ocurre a la mayoría de chicos heterosexuales porque nunca me ha pasado. Podría pasarme, pero luego tendría que enfrentar el hecho de que no era "experimentar" y no iba a ser "una sola vez" y la gente podría ver lo que era y el nombre de “chupavergas” no iba a estar cerca de mí.

Había un niño. Su nombre era Eric. Cuando estábamos en la escuela primaria, sólo jugó a saltar la cuerda con las chicas y se reía tontamente cuando hablaba. Eric era bonito con labios rojos y ojos café líquido. Me di cuenta, pero yo no era así, así que lo evitaba. Los niños se burlan de él diciendo cosas como, "¿Eres maricón, Molina? ¿Vas a jugar con las niñas?" Eric iba a llorar y sentándose solo en el patio. Hubiera querido acercarme y sentarme con él y decirle que no le diera importancia a lo que ellos le dijeron, y no lo tomes en serio. . . . . pero no lo hice. Siempre estaré avergonzado por haber dejado a Eric solo con esto. Yo tenía ocho años y sólo quería ser parte de la multitud. Hoy, sé que la gente misma que se burlaban de Eric, esa misma gente de la que quería ser parte, podría volverse contra mí y lesionarme también. "¿Eres maricón, Carmedy? ¿Vas a jugar con las niñas? ¿Quieres chupar esto?" Encontraron el cuerpo de Eric detrás del estadio de fútbol, un bate de béisbol tirado a su lado. Lo siento Eric, tu no te merecías eso.

Pensé en todo esto, recostado en el césped mientras que el agua fría pasaba por sobre mis dedos del pie, mientras que el sol me calienta. Sin camisa, yo podía sentir la brisa jugando en mi pecho y solo deseando que alguien estuviera recostado a mi lado.

Las personas heterosexuales piensan que los gays se sienten atraídos por cualquier cosa que se mueve, que tienen relaciones sexuales con todo lo que respira. Creo que pienso que esto me hace sentir como mi perro Barnaby. Olfatea traseros y trata de tener sexo con cualquier cosa que camine. Es un labrador color chocolate enorme, pero intenta tener sexo con un Schnauzer o incluso un perro salchicha. No es muy exigente.

Supongo que es un concepto demasiado grande para un heterosexual para que su cerebro entienda que tenemos las mismas hormonas, la misma atracción/no-atracción vibraciones que ellos tienen. Puedo ver al chavo mas caliente y sí me impacta, pero luego a ese muchacho más bien pequeño en mi clase de historia con el pelo suave y rubio y ojos azules de cristal era a quien me gustaría tocar, hablar, sentir algo. Tengo erecciones como cualquier otro de diecisiete años, pero tengo mis normas y sé cuales son mis gustos. Puedo ser gay en un mundo donde sólo hay dos o tres chicos gay, pero eso no significa que me voy a inmiscuir con alguno de ellos, correr a él y suspirar, "Te amo" sólo porque él es como yo. Examino totalmente a cualquier chico que se cruza en mi vista, pero creo que sería mucho más sencillo si los chicos gay emitieran una especie de resplandor, un aura que sólo nosotros pudiéramos ver.

Todos mis amigos salen en citas, con muchachas, por supuesto, no vacilan en compartir todos los detalles. Yo no creo que hagan ni la mitad de lo que dicen, pero tal vez lo hagan. Según ellos, todas las muchachas de nuestra escuela son totalmente fuckable (disponible para sexo) y se dan como dulces en Halloween. Eso es triste si es verdad, además de los 42 chicos gay escondidos en algún lugar aquí en estos pasillos ruidosos, algunas tienen que ser lesbianas, entonces no son definitivamente ummm, fuckable con muchachos.

Se está haciendo más difícil para mí, no entrar en la conversación. Tengo citas cuando tengo que hacerlo, pero aparentemente, he encontrado a las únicas chicas en Bitterroot que son inteligentes y pueden mantenerse sin acostarse con alguien. Realmente creo que ellos aprecian que no tienen que tener sexo para ser popular. Caramba, todo eso es tan triste.

Quiero ir a la universidad y aprender a ser un arquitecto. Quiero vivir en una gran ciudad donde nadie sepa mi nombre donde pueda ser yo. Quiero quemar estos pantalones vaqueros y camisas de franela y usar la ropa que me hacen lucir bien. Quiero ir a los museos y obras de teatro y aprender sobre la música y la pintura. Quiero comer diferentes alimentos y beber vino. Quiero hacer amigos con gente como yo y buscar a alguien que pudiera amarme. No voy a buscar demasiado al principio y no voy a entrar en pánico si a mis 25 años no lo he encontrado aun. Esto es lo que yo me prometo. Yo podría no conseguirlo todo, pero voy a intentarlo. Creo que necesito tener algo que ofrecer a alguien para que me quiera también y no voy a tener lo que necesito hasta que yo sea mayor y me haya ido de aquí.

Por supuesto que me encantaría tener un novio en este momento, al igual que mis amigos tienen novias, sosteniendo sus manos y sentir su camino a través de relaciones sexuales por primera vez. Sentir que alguien se preocupa sólo para mí, me oiga cuando hablo, escuchar mis sueños y mis esperanzas. Sin embargo, he descubierto que es diferente para mí. La vida es mucho más difícil, lo que yo debería estar haciendo ahora mismo es aprender a madurar, aprender a manejar mis hormonas, tendré que esperar.

Por supuesto, si el muchacho adecuado llega, todo esto podría llegar a ser una mierda total. Si uno de los 42 gays escondidos aquí en mi escuela apareciera de repente, no estoy seguro de lo que podría suceder. Hablo de una gran charla porque tengo que hacer que yo crea en mis sueños. Es la manera en la que puedo sobrevivir y seguir adelante.

No puedo esperar para ir a la universidad. He tenido algunos buenos maestros en la escuela preparatoria, pero la mayoría de ellos lo era por el cheque de paga y no les importa una mierda si aprendemos o no. La única clase que realmente me gusta este año es Psicología. Maestro Cantor es muy bueno y nos permite hablar. Él no sólo se sienta en su escritorio y hace lectura por 45 minutos. Eso es horrible. Él nos pide que pensemos.

En la clase de Psicología es la única vez donde veo a Aaron Sorensen. Solíamos ser amigos cuando éramos pequeños, pero el tomó una camino y yo tomé otro. El tenía dinero y yo no. Su familia estaba muy involucrada con la iglesia y mi familia no asistía. No teníamos nada en común, por eso nuestros caminos nunca se cruzaron. Yo siempre lo miraba en la clase de psicología, coqueteando y riéndose. Todo el mundo quería a Aarón; las muchachas lo querían y los chicos querían ser él. Él me mataría si pudiera oír lo que estaba pensando, pero es muy hermoso, todo ese cabello largo y brillante de color café y los ojos risueños. Él siempre ha sido lindo, pero entre más viejo mejor se pone. Con su historia, sin embargo, él no es uno de los 42. Maldecidos.

Yo simplemente me acosté tranquilamente en el sol, mi caballo Chaco acariciándome mi rostro, pidiéndome un festín. Yo sabía que tenía que seguir trabajando, pero el escarba hoyos era muy pesado y el sol se sentía tan bien.

***********************

Al día siguiente era viernes y tuvimos un examen de Psicología. Me di cuenta de que Aaron estaba ausente. Eso era muy raro porque sus padres eran muy estrictos acerca de faltar a la escuela. Siempre lo habían sido. Recuerdo que el una vez en el tercer grado el asistió a la escuela con un fuerte resfriado. Se sentía muy mal y finalmente vomitó. Faltó un día y luego volvió, se veía con ganas de seguir vomitando. Recuerdo que me sentía triste de que su madre lo haya hecho volver muy rápido.

Tomé mi examen, aventé el papel en el cesto que está en la esquina del escritorio del señor Cantor, frunció el ceño cuando vio vacío el escritorio donde Aaron solía sentarse y yo salí al pasillo para enganchar conversación con mis amigos. Me olvidé de Aarón mientras tuvimos una pelea amistosa y nos dirigimos al gimnasio. Él estaría de vuelta el lunes y, además, el no estaba en mi mundo de todos modos.

***********************

El fin de semana corría como de costumbre. Me encantan el sábado y domingo. Eran mis días de ser yo mismo. Podía montar a Chaco a mi trabajo en la tienda de alimento para ganado y luego montarlo hacia el desierto por el atajo largo de camino a mi casa.

Montar a caballo por ahí, la esencia de la madreselva era fuerte en el aire, el pincel sabio empujado por el viento, me hacía sentir vivo. Siempre había un pequeño dolor de opresión en mi corazón cada vez que tomaba estos paseos solos, pero sabía que este era mi tiempo privado, y nunca habría traído a alguien aquí a menos que fuera como yo.

Cuando yo era muy pequeño, atraje a una ardilla listada a una trampa Havahart y la llevé a mi casa con orgullo. Yo la mantuve encerrada en un tanque de peces durante tres días, dándole de comer nueces y cosas así. Lo que amé de la ardilla listada fue la forma en la que saltó y corrió, toda llena de vida y de energía. En la pecera, se detuvo. Solo trató todo el día, de escarbar su salida a través del cristal. Me senté allí, mirándole, y aun a las siete, sabía lo que quería. Quería su libertad de nuevo.

Me siento como esa ardilla listada ahora. Me sentí como si estuviera en un tanque de cristal gigante, mirando hacia fuera a un mundo que quería entrar, tratando de escarbar el camino a mi salida. El mundo a mi alrededor era hermoso, limpio y libre, pero yo no lo era. Estaba en una jaula que yo no había construido; una jaula que el mundo había creado para que me contuvieran. He tenido que guardar mis sentimientos en silencio por cinco años. Podría hacerlo por un año más. Uno más y entonces podría ser yo mismo.

Oh, la ardilla listada. . . . . . . la dejé ir. La llevé de nuevo al mismo lugar donde yo la había encontrado, pensando que su familia estaría muy preocupada. Espero que sea un bisabuelo ahora, viviendo una vida limpia y libre.

Trabajé en el rancho el resto del sábado y el domingo. Era un trabajo duro, pero mi papá contaba con migo así que estoy allí por él. Era difícil ser el capataz, queriendo la tierra y el ganado, pero sin ser dueño de nada de eso. El trabajó duro y no esperaba menos de mí.

Yo tenía mi trabajo en la tienda de alimento para ganado después de la escuela y sábados por la mañana. El dinero me ayudó a comprarme ropa de moda para la escuela y para ponerle gasolina a mi camioneta. Ahorré lo que sobraba para pagar la universidad, para llevar acabo mi sueño.

Cada sábado por la noche era noche de fiesta. Viviendo en un pueblo pequeño, no hay mucho que hacer, por lo que hemos inventado "juegos". Jugábamos siempre "tailgate skiing" (esquiando encima de la puerta trasera). Consistía en que alguien se colocara parado encima de la puerta trasera de una camioneta (pick-up truck), agarrando cuerdas atadas a la caja de herramientas y manejando bien rápido en círculos, tratando de tirarte al suelo. Si permanecías bien agarrado, con las piernas separadas, los pies empujando fuerte hacia el acero, lo lograbas. Si no lo hacías así sino que dejabas de agarrarte fuerte entonces volabas fuerte. Volando al suelo dolía y la próxima vez, no lo harías relajado.

Todos mis amigos tenían relaciones sexuales con sus novias en sus coches estacionados o en el bosque. Yo siempre bailaba con las chicas que habían llegado solas, para que todos pudieran ver que me la estaba pasando bien. Esto fue extraño, pero si un día, cuando yo sea un arquitecto de fama mundial, y la gente me pregunte que donde conseguí mi creatividad, voy a pensar en todos esos años que pasé planificando y tratando de evitar ser descubierto. Se necesita mucha imaginación para mover tu camino dentro y fuera de lo que, para todos los demás, es una fiesta normal.

El lunes por la mañana, cansado por el fin de semana, le di de comer a Chaco, hice mis deberes y llegué a la escuela cuando el primer timbre estaba sonando. El día pasó como de costumbre, aburrido con unos trocitos de humor y los cuentos explícitos de que quien le hizo que a quien la noche del sábado.

Siempre me parece confuso. Los muchachos heterosexuales llaman a alguien que piensan débil o raro 'coño' en el mismo tono que dicen 'maricón'. Siempre he pensado que ponen un poco a las chicas en el mismo nivel que ponen a los gays. Ahora, eso es un pensamiento muy triste. Es decir, "Tu coño" y "Tu maricón" se pueden aplicar exactamente a la misma situación, como un muchacho que no puede trepar por la cuerda. Totalmente intercambiables. Creo que los heterosexuales no tienen mucho respeto por nadie más. Supongo que 374 heterosexuales tienen más fuerza que 42 gays, pero eso no los hace mejor, sólo más fuertes y más llamativos.

Entré al salón de Psicología preocupado por la calificación del examen. Necesito una A (10) o una B (8) para conservar mis grados. Maestro Cantor siempre fue justo y daría puntos extras por los pensamientos originales. Espero que me haya dado unos de esos puntos.

Mientras caminaba arriba y abajo de las filas, entregando los papeles, vio el escritorio de Aaron vacío. Yo estaba demasiado preocupado por mis calificaciones que ni siquiera pensé por qué no estaba allí.  Maestro Cantor me entregó mi prueba y miré una gran A- (9) roja en la parte de arriba de la hoja. Sonriendo, mientras lo miraba lo veía sonreír también. Había escrito: ¡Sigue pensando Billy!!

Le miré terminar las filas y titubear al lado del escritorio de Aaron, una extraña mirada en su rostro. Trajo a mi enfoque la mesa vacía de Aaron de nuevo. Aaron realmente tiene que estar enfermo. Si hubiera sido uno de mis amigos muy cercano, me hubiera impulsado para ir después de la escuela a ver cómo estaba y llevarle la tarea, pero él y yo no habíamos estado cerca en años. Pensé que uno de sus amigos se haría cargo de eso.

Luego, Maestro Cantor atrajo mi cerebro de nuevo a la clase. Lo que dijo me sorprendió, pero pensé que estaba siendo muy bueno. Yo deseaba un poco ser yo mismo haciendo algo diferente. Yo envidiaba a Aarón porque el llegaba a hacer algo divertido.

"Aarón Sorensen faltará a clases unas semanas. Su tío tuvo un ataque cardiaco y el está ayudando en su rancho.”

Por algunos días, los rumores sobre Aaron iban y venían por los pasillos. El no había llamado a nadie. Y ni siquiera le había dicho a su novia Sissy. Solo tuvo que salir. Era extraño. La gente decía que estaba en rehabilitación por drogas, que estaba en la cárcel, que huyó a California. Las historias eran susurradas a lo largo de los pasillos durante unos días y luego se extinguieron. Donde quiera que Aaron Sorensen esté, es más divertido que aquí. La escuela era aburrida y la vida era lenta.

. . . . . . . . . . .

Traducido por F. V. V., Gary Lynn Holloway y Guillermo de la Rosa González

. . . . . . . . . . .

 


 

Este cuento esta publicado en español aquí con permiso de iomfats.org. Estoy mostrando la imagen de arriba, ya que expresa el humor perfecto para el fin positivo de este relato, "Beyond The Rain" (Más allá de la lluvia). La imagen es propiedad intelectual de iomfats.org y se muestra con el permiso del propietario del sitio. Categoría: historias de ficción gay

Haga Clic para ir a Mas Allá de La Lluvia Capitulo 2


Si  te gustaría comunicarte conmigo, éste es mi correo electrónico: guery1940-arrowhead@yahoo.com


Haga Clic para ir a La Página Inicial de La Homosexualidad No Es Ni Una Elección Ni Un Pecado - Tabla de Contenidos

Haga Clic para para leer "Cómo Aceptar La Identidad Gay y Lograr Fortaleza" 

Haga Clic para ir a La Pagina Inicial de Gary Lynn

                                                                                                                                             

Green Web Hosting! This site hosted by DreamHost.